OPINIONES

Microcuento III

Son días. En los que todo cambia. Todo se aleja. Todo se calma. O quizás nada haya cambiado en realidad. Igual todo estaba así desde el principio y fue la mente quien se transportó a otra realidad. Mismos lugares. Transeúntes en todas partes. Nuevos tiempos. Quizás no es el momento de preguntarse nada. Quizás la clave estaba en cambiar de perspectiva, aprender a mirar de una vez por todas. Sentir con fuerza lo que tanto anhelaba. Ansiar el cambio, romper las normas o cambiar las piezas del puzzle. Quizás eso es todo. Solo cuestión de vivir el momento. De no pensar ni preguntar. De afirmar en presente y reír al futuro. De dejar de conjugar el pasado y el presente. De vivir al fin y al cabo.

OPINIONES

La eternidad de los veintitantos en el mercado laboral

¿Nunca habéis oído hablar de esa generación que sale de la Universidad y se encuentra atrapada en los entresijos del mercado laboral? ¿De esa generación que pensaba que cambiaría el mundo tras acabar la carrera y que no sería como otros compañeros de profesión? Seguro que sí, porque todos de algún modo u otro la hemos conocido o vivido en primera persona.

Es una generación frustrada. No importa que sea hace diez años o en la actualidad cuando ha finalizado sus estudios. Todos han pasado por ese mismo duelo, esa crisis personal y rofesional. Todos se han encontrado en un limbo, sin saber hacia dónde ir, qué esperar o cómo actuar. Un limbo entre el estudiante y el trabajador, entre el joven y el adulto. Un momento en el que personalmente parece que has cruzado la barrera hacia la responsabilidad del adulto, pero en el que profesionalmente apareces cómo un joven recién titulado que sólo aspira a ser becario –a pesar de tener experiencia y formación-. La eternidad de los veintitantos en el mercado laboral.

A menudo escucho los mismos sentimientos en amigos o conocidos. La generación más preparada y la más frustrada, la más emprendedora y la que tiene el futuro más incierto, la menos valorada y la peor pagada.

Te preparas durante años para terminar una carrera, estudias idiomas, haces un máster o un posgrado e incluso inviertes en diferentes cursos que pueden ayudar a ampliar el abanico de posibilidades. Empiezas a echar currículos y crees que en unos días te llamarán para una entrevista y, en poco tiempo, tendrás trabajo. Pero la realidad supera a la ficción. Nada es como parece.

Hace un tiempo leí un artículo cuyo título decía: “soy joven y estoy triste, ¿qué me pasa?”. Y lo gracioso de todo es que muchos quieren hacernos ver que esta situación se ha desencadenado porque aspiramos a puestos de responsabilidad que no nos corresponden, y oigan, la cualificación académica está ahí, otra cosa es que el mercado laboral no ofrezca alternativas para cubrir las nuevas demandas profesionales.

Quizás sea una época de desánimo, frustración e impotencia. Y probablemente hasta que no mejoren las condiciones en el terreno profesional, sigamos arrastrando lastres sin necesidad. Pero sí en algo estoy de acuerdo es que “querer adelantar la hora de los éxitos, nunca fue una buena opción”, lo cual no quiere decir que no estemos cualificados para ciertos puestos y que nunca nos conformemos con nada.

Lo que sí es cierto, y aquí todos coincidiremos, es que a menudo vivimos en otro tiempo, siempre pensando en el futuro y nunca disfrutando del presente. Por eso, a pesar de que el mercado laboral no nos ofrece las mejores opciones, deberíamos buscar la inspiración en cualquier palabra, un café a media tarde, una conversación telefónica o incluso un texto que querías escribir hace tiempo.

Pase lo que pase, tenemos que tener presentes que “no hay casualidad, hay oportunidad”. Y ante esto, no deberíamos dejar pasar ningún tren por muy lejos que esté y las circunstancias no sean las más idóneas. Nunca encontraremos un trabajo a nuestra medida y nada en esta vida será cómo lo habíamos soñado. A veces no hay felicidad absoluta, pero si satisfacción. Y sobre todo, cuando nada es seguro, todo es posible.

OTROS ARTÍCULOS

Corazón moco.

Originalmente publicado en Palabra de Risto:
Artículo publicado el domingo, 7 de Febrero de 2016, en ElPeriódico.com. Il·lustració per Leonard Beard. “Poco se habla de lo que realmente importa. Poco se habla en general. Y encima, cuando lo hacemos, seguimos hablando de sentimientos como se hacía cuando no estaba bien hablar de sentimientos. Evolucionan las…

OPINIONES

Microcuento II

La misma canción sonaba de nuevo en el fondo del bar. Parecía que estaba en modo bucle o tal vez en aleatorio.
Lo cierto es que cada vez que ella la escuchaba, algo le inquietaba por dentro. Todo se volvía más sólido, pero también mucho más frágil.
Quizás el problema no fuese esa canción, sino esa forma de cantarla.

ACTUALIDAD

La burbuja de la decepción

Es curioso cómo el transcurro de un año puede cambiarnos el devenir diario. Y sino que se lo digan a Podemos. Esta formación política surge con un ideario izquierdista más posicionado al extremo, intentando romper con todo lo anterior, con este binomio PP-PSOE. Sin embargo, a medida que avanza el tiempo y los acontecimientos, Pablo… Sigue leyendo La burbuja de la decepción

OPINIONES

Compañero incondicional

Siempre te acompañaré cuando me necesites. También cuando no lo hagas.
Recuerda que tú solo no puedes darte cuenta de lo que ocurre a tu alrededor. Que a veces es necesario vivir entre las cuerdas para entenderlo todo mucho mejor.
Tu inquietud, desarraigo y noches de insomnio pensando son fruto de mi trabajo.
Quizás hoy no lo valores, pero mañana comprenderás mis decisiones.

Fdo. El miedo

OTROS ARTÍCULOS

La mala costumbre.

Originalmente publicado en El Rincón de Floricienta:
Fotografía: Ibai Acevedo. La mayoría de nosotros vive pensando que esto será eterno. Que somos inmortales y que las desgracias solo le pasan al de al lado. Vivimos inmersos en una ignorancia que nos hace débiles y solo lamentamos lo ocurrido cuando ya es demasiado tarde. Y…